4833
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  

Let's make a better world
Integración de Tecnología de la Información y Comunicación para la Conservación del medio rural.

Insertar o modificar un articulo
NOTICIAS y ARTICULOS

F. Alberto Ferrer
Ejido España
Actualizar perfil

Ciencia y Conciencia
Fecha: 17-09-2017 - 00h00   Modif.: 22-01-2018 - 10h11




Una de las claves de la ciencia moderna es la creencia en elementos fijos, indivisibles e indestructibles  que, combinándose, dan lugar a la multitud de seres que encontramos en nuestra experiencia.La ciencia del siglo XX ha cambiado nuestra percepción de la realidad. En este siglo XXI, se ha abierto ante nosotros un mundo complejo, en el que se enfrentan enfoques científicos que nos llevan a un uso de la ciencia muy contrapuesta.

Telf: (00) 639350250
Enviar mensaje instantáneo


Publicado por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Julen Rekondo

La ciencia del siglo XX ha cambiado nuestra percepción de la realidad. En este siglo XXI, se ha abierto ante nosotros un mundo complejo, en el que se enfrentan enfoques científicos que nos llevan a un uso de la ciencia muy contrapuesta.
Algo más de cien años atrás, Lord Kelvin, uno de los científicos más prestigiosos de su tiempo, aconsejaba a los jóvenes con talento que no se dedicaran a la física, pues todo estaba prácticamente descubierto. En su discurso “Dos nubes” (1900), Kelvin señaló dos pequeños problemas relacionados con la naturaleza de la luz que quedaban por resolver en el sólido edificio de la física. El primero sería pronto resuelto por la teoría de la relatividad; el segundo, por la mecánica cuántica. Pero ambas teorías, lejos de completar el edificio de la física clásica, abrieron una brecha irreparable en sus cimientos, cuyas consecuencias aún estamos lejos de haber plenamente asimilado.
En el cambio de siglo, la física newtoniana era el modelo de conocimiento que las otras ciencias querían imitar. El mundo era un gran mecanismo compuesto por indivisibles átomos que se movían por un espacio y tiempo de coordenadas absolutas, todo ello regido por leyes al alcance de la mente humana. Nada de ello sobreviviría al siglo XX.
Una de las claves de la ciencia moderna es la creencia en elementos fijos, indivisibles e indestructibles  que, combinándose, dan lugar a la multitud de seres que encontramos en nuestra experiencia. “Átomo” significa precisamente “indivisible”. La creencia en tales elementos indivisibles, tomaría fuerza en Europa a partir del siglo XVII, y en buena parte es una proyección de la conciencia emergente en aquella época: a medida que los europeos se iba aislando de la naturaleza y se volvían más individualistas, empezaron a entender la realidad como un gran conjunto de elementos independientes. Las transformaciones de la ciencia y las transformaciones de la conciencia son inseparable
Hace más de un siglo se descubrió que los átomos no son tales: ni indivisibles ni sólidos. El modelo atómico de Rutherford proponía en 1911 la conocida estructura de electrones alrededor de un núcleo central. A su vez, el núcleo se compone de protones y neutrones, que resultan de complicadas combinaciones de numerosas partículas, aunque se las llame elementales, no son los elementos indivisibles que estaba buscando la física: no son objetos microscópicos, sino procesos que emergen de un mar de intricadas relaciones que se expresan en términos de probabilidades. En realidad, lo que llamamos un electrón no tiene mayor realidad material que el disco que vemos cuando una hélice gira a gran velocidad: ni es disco ni el electrón existen en sí mismos.
La otra gran teoría del siglo, la relatividad, brindó sorpresas no menores. Mostró que la masa es una forma de energía comprimida (como lo evidencian las armas y centrales nucleares) y que el tiempo y el espacio no son entidades separadas, sino relativas e interdependientes. No hay puntos de referencia absolutos: viajando en tren podemos cruzarnos con otro tren que viaja en dirección contraria y no saber si se mueve nuestro tren, el otro o ambos. Del  mismo modo, afirmar que A se mueve respecto a B o B respecto a A sólo depende del marco de referencia que convenga (la teoría de la relatividad de 1905 muestra esto para movimientos uniformes en línea recta; la teoría de la relatividad general de 1915 lo amplia a todo tipo de movimientos).
En velocidades cercanas a la de la luz el tiempo se ralentiza, la longitud se acorta y la masa aumenta. La velocidad no finita de la luz (un rayo de sol tarda un poco más de ocho minutos en llegar del astro a nuestro cuerpo) y la falta de un marco de referencia absoluto derriban la idea de que hay un tiempo uniforme que transcurre igual para todos. Podemos estallar simultáneamente dos estrellas, X y Z, pero si hay astrónomos en otras galaxias, para algunos la estrella X habrá estallado primero, mientras que para otros Z habrá explotado antes. Las tres observaciones son correctas en relación a sus respectivos puntos de referencia. No tiene sentido preguntar quién tiene en el fondo razón, pues toda observación y todo conocimiento sólo valen en relación con el contexto concreto.
Pero los rompecabezas creados por las teorías de la relatividad y cuántica no se acaban ahí. Al contrario que lo que suele creerse, la física del siglo XX y lo que llevamos del siglo XXI es profundamente contradictoria y está lejos de ofrecer un modelo coherente de la realidad. De hecho, la relatividad y la mecánica cuántica son sencillamente contradictorias: para la relatividad la realidad es continua (no a saltos), causal (a todo efecto precede una causa), local (no puede haber acción a distancia) y predecible, y para la mecánica cuántica la realidad es discontinua, acausal, no local y a menudo impredecible. Esta situación hizo a decir a Einstein que “es como si la tierra se abriese bajo nuestros pies, sin que haya por ninguna parte una fundamento firme sobre el que construir algo”.
Si la primera mitad del siglo XX quiere decir sobre todo física, en la segunda mitad la biología empieza a tomar la iniciativa. A principios de los años cincuenta, Watson y Crick describen la estructura de doble hélice de la molécula de ADN. Si los físicos buscaban la realidad última en el átomo, los biólogos buscarán la clave de la vida en los genes y en el ADN  que lo compone. En este sentido, surge la genética  y la ingeniería genética, que contienen numerosos aspectos positivos (entre ellos los fines terapéuticos) con otros no tantos, aunque un análisis más profundo requeriría de otro artículo y abordar el tema de forma separada y no como un todo. 
Si hasta principios del siglo XX la ciencia era sinónimo de progreso con fe ciega, ello cambió a partir de la bomba atómica de Hiroshima lanzada el 6 de agosto de 1945, en que se celebrará el 71 aniversario, seguida tres días después por la de Nagasaki. La ciencia, supuestamente un proyecto democrático y al servicio de todos y todas, se va volviendo más intolerante y cada vez más al servicio de los intereses militares, los gobiernos y las multinacionales.
Las protestas contra la energía nuclear de antes y hoy todavía, y las protestas más recientes contra la manipulación genética, al menos en lo que respecta a los alimentos transgénicos y algunas otras cuestiones, muestran la desviación de la ciencia hacia los intereses anteriormente citados.
No obstante, conocido este peligro de viraje, sería sin embargo suicida adoptar una actitud anticientífica, pues el ser humano no puede ni debe dar marcha atrás en su capacidad para conocer racionalmente la realidad. Ahí está también la mejor posibilidad de respetarla.
Mientras crecen desde hace décadas enfoques científicos que nos llevan a una utilización de la ciencia que supone el incremento de las desigualdades y el deterioro progresivo del planeta, el otro pone rumbo hacia la sociedad sostenible. Es decir, una sociedad que se organiza y se comporta de tal forma que, a través de las generaciones, consigue garantizar la vida de sus ciudadanos y ciudadanas.



Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:
Comentarios
Para envia un comentario, registrate.


Envía tu comentario



Articulos registrados : 6





10 formas comprobadas de mejorar tu SUEÑO
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Salud / HispanTV
Ref. : Descansar las horas suficientes nos permite restablecer las funciones físicas y psicológicas esenciales para un pleno rendimiento y bienestar. Además, ayuda a nuestra productividad en el trabajo y a tener buen humor a lo largo del día.    -     Fecha: 17-03-2018
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Propiedades del alga Espirulina
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Josep Vicent Arnau 
Ref. : El alga espirulina tiene mucho éxito por sus propiedades saciantes, por ayudar a perder peso y aportar casi todos los nutrientes que necesitamos.    -     Fecha: 01-02-2018
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Ciencia y Conciencia
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Julen Rekondo
Ref. : Una de las claves de la ciencia moderna es la creencia en elementos fijos, indivisibles e indestructibles  que, combinándose, dan lugar a la multitud de seres que encontramos en nuestra experiencia.La ciencia del siglo XX ha cambiado nuestra percepción de la realidad. En este siglo XXI, se ha abierto ante nosotros un mundo complejo, en el que se enfrentan enfoques científicos que nos llevan a un uso de la ciencia muy contrapuesta.    -     Fecha: 17-09-2017
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




15 estrategias psicológicas para dejar de fumar que FUNCIONAN
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: MejorConSalud
Ref. : Siempre es un buen momento para dejar de fumar.Más allá de esperar a que nuestro cuerpo nos dé el primer aviso, el primer problema o el primer susto, es conveniente de que nos mentalicemos cuanto antes sobre la necesidad de abandonar este hábito tan nocivo.Ahora bien, si eres ya todo un veterano es estos menesteres, cabe decir que, sin duda, habrás dejado de creer en técnicas milagrosas, esas que muchos nos venden como “las definitivas para dejar el tabaco” y que, sin embargo, a ti no te sirven.    -     Fecha: 20-07-2017
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




La Luna y la Salud
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: http://www.absolum.org/salud_lunaysalud.htm
Ref. : Luna para los Romanos, Selene o Artemis para los Griegos, nuestra luna ha sido asociada desde la antiguedad a la feminidad y al agua. La luna posee un ciclo lunar que es idéntico a ciertos ritmos femeninos: duración de la gestación (nueve lunas), y de la periodicidad de las reglas(alrededor de 28 días es decir el equivalente de un ciclo lunar)    -     Fecha: 10-06-2017
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Visitas totales: 5824361 | Visitas de hoy: 6231


    Abrir una cuenta



    Ya tengo una cuenta
   Si ya tienes una cuenta, introduce tu email y contraseña. de usuario WorldofGalina
   Email usuario
   Contraseña
   Si has olvidado tu contraseña indica solo tu email y pincha login.
   Recibirás tu contraseña en tu cuenta de correo


Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, recordar tus preferencias, contar el número de visitas, ayudarte a registrar contenidos, anuncios, reservaciones ...
Si continúas navegando en esta página, aceptas expresamente su uso.